25 noviembre, 2009

SALE A SUBASTA EN BARCELONA UN SONETO MANUSCRITO DE LORCA....


La obra, sin título y dedicada a la violinista catalana Nieves Gas, va ilustrado con un retrato femenino
CARLES GELI - Barcelona - 25/11/2009

A casi 1.000 euros la línea. Ese es el precio que salen de media las 14 líneas del soneto manuscrito que Federico García Lorca dedicó en 1932 a la violinista catalana Nieves Gas y que, con un montante de 12.000 euros de salida, se subasta el jueves en Barcelona. El soneto, sin título pero con la dedicatoria y con 'autobiografía subliminal', va ilustrado con un retrato femenino de un solo trazo y tan estiloso y filiforme como la famosa firma del poeta, con esas 'efe, jota' y 'ele' tan altas y tan queridas por él.

No es un soneto cualquiera, como debía saber su hasta ahora propietario, "un coleccionista nacional", según la reservada información al respecto que ha facilitado a este diario la casa de subastas Soler y Llach. En cualquier caso, el contexto es conocido. Lorca había marchado a Estados Unidos tras su enésimo desengaño amoroso y desesperado ante la difícil asunción de su homosexualidad. En 1932, ya de regreso en España y director de la compañía de teatro universitario La Barraca, realizó el 16 de diciembre una lectura en el hotel Ritz de Barcelona, titulada Nueva York en un poeta, organizada por el exquisito Conferentia Club. Lorca, que explicará y recitará algunos de sus recientes poemas surrealistas, es ya por entonces un autor de renombre. Por ello, entre los asistentes se encuentran personajes como el reconocido crítico de arte y periodista Sebastià Gasch, el vanguardista poeta Josep Vicenç Foix o uno de los grandes nombres de las letras catalanas del momento, Josep Maria de Sagarra.
También está entre los asistentes la joven violinista Nieves Gas quien, junto a su hermana pianista Herminia, era un destacado valor musical catalán de la época. Presentada al poeta al final del acto, a ella irá dirigida un soneto en el que si ya los dos primeros versos se nota la tristeza fruto de la incomprensión de la que se siente rodeado -"Yo sé que mi perfil será tranquilo / en el norte de un cielo sin reflejo" y sigue con un descorazonador "Mercurio de vigilia, casto espejo / donde se quiebra el pulso de mi estilo"- y en el doceavo se acaba describiendo como "libre signo de normas oprimidas". Poeta en la tortura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada