01 mayo, 2007

DESDE EL JARDIN...


"Desde el Jardìn", asì de simple y sencillo el titulo de esta novela corta, tan corta que es sorpresa. ¿o acaso no debia serlo? Que taladre tan de firme y profundo el alma del lector al que impresiona y contristece, en su modestia sobriedad, al contar primero y ofrecer despuès, sin laberintos ni enredos, una perfumada y relegada flor en nuestras vidas: La sencillez.

Esta novela publicada por primera vez en N.Y en 1971, florecida por la profundamente humana inspiraciòn de Jerzy Kosinsky, yo le añadiera,..."viene la esperanza".

Si, desde el jardìn viene la esperanza. Ha sido notoria la honda huella, que esta obra, leìda o vista en el cine produce, que deja en carne viva el espìritu.

La razòn de ese vuelco aprobatorio y laudante a esta novela y pelìcula es muy simple, tan simple como su propio argumento, o la textura literario-gramatical, como fue concebida y traducida posteriormente.

La novela sobre todo, porque es mejor que la pelìcula, nos coloca frente a frente a un extraño hombre, de muy escasas "luces" intelectuales y al parecer hasta medio retrasado mental.

Su mundo, su mundo fìsico, su jardìn y su alcoba; su mundo de acciòn la televiòn; y movièndose en esos paràmetros, jardìn, alcoba y pantalla de televisiòn transcurre una buena parte de su vida.

Es su protagonista Chance,- que quiere decir azar, acaso, casualidad- el criado, tontìsimo y sano y bien parecido, de quien el autor dice que...."debìa trabajar en el jardìn, donde cuidarìa las plantas y el cesped y los àrboles que allì crecìan en paz. Serìa como una de las plantas: callado, abierto y feliz cuando brillara el sol, y melancòlico y abatido, cuando lloviera".- lo que logrò sin mayores contratiempos gracias a la tanta impronta de que reviste, el autor, a Chance.

La muerte del viejo millonario para quien trabajaba: un avatar de la vida, lo lanza al mundo.

Inesperadamente se encuentra viviendo en casa de otro anciano millonario, a quien va una tarde a visitar el presidente de los Estados Unidos en persona.

Y le presentan al presidente, y cuando lo interrogan le habla al presidente, y sòlo le habla de su jardìn, de las estaciones, de la poda de los àrboles enfermos y dice, cito textualmente, hablando de los àrboles: "Mientras no se hayan seccionado las raìces todo està bien y seguirà estando bien".

Ran, el millonario anciano y el presidente, interpretando sus palabras, simples y tal cual sonaban, en cosas de mucha complicaciòn y lìo, pensando a lo mejor que Gardiner, hablaba en paràbolas o en fàbulas, como en aquella recepciòn entendiò el embajador soviètico quien afirma y regala a Chancey las obras del gran fabulista ruso Krilov, con esta sugestiva dedicatoria: "Esta fàbula se podrìa aclarar aùn mas, pero no provoquemos a los gansos".

Y asì todos interprestan a Chancey segùn su propios sentires y quereres y complicaciones.

Y es ahì donde yo creo ver el real mensaje de esta obra extraordinaria. Por el hecho de haber sido Chancey citado en un discurso por el presidente se le abren todas las puertas de la naciòn de un modo rapidìsimo y es porque ni el presidente ni nadie, fue capaz de entender la sencillez de su lenguaje, la simpleza de sus juicios casi rayanos en lo fronterizo- mentalmente hablando.-

No fueron capaces de entenderlo, ni a Chancey ni a nadie que no hablara sus propios idiomas, el idioma de las cuentas bancarias, los seguros de vida, las vitaminas sintèticas, las transfusiones de sangre, el sexo con violencia, el miedo paralizante, la envida, las rencillas y los chismes.

Al que hable en ese lenguaje le es màs que imposible sintonizar el lenguaje verdadero de la paz interior, del equilibrio del espìritu que se traduce en un perfecto y ecuànime desenvolvimiento de las funciones del cuerpo.

Rota la armonìa interior, se resquebrajan todas las demàs armonìas. Perturbada la tranquilidad y el sosiego de la mente el ciclòn social y biològico no se deja esperar.

La impresiòn que ha causado esta novela, su mensaje que impresiona a que todos la lean, se debe a que la lecciòn que nos da su docta y sabia visiòn de lo simple, sobre los lìmites a que ha llegado el hombre, en su vida privada, social, polìtica y econòmica ni digamos, de tal complejidad, maldad y enredo, superficialidad y basura, que sòlo creando un personaje como Chanse, y absortos en su trama lineal, somos capacer de ver con meridiana claridad.

De ella se ha firmado una pelicula, protagonizada por Peter Sellers, estupendo actor britànico ya fallecido.Su atutor Jerze Kisinski, de quien algunas personas me dicen que ha estado de visita en nuestro paìs, tiene una inspirada narrativa, escueta y desadornada de futilidades con la que golpea, elegante e irònico, los sistemas polìticos y econòmicos, ridiculiza los gustos sexuales, la seguridad del Estado, la publicidad y todo en aras de la falta de sencillez y simplicidad en la vida del hombre.
La historia comprende siete cuadros. Su tema central es siempre Chance, o Chauncey Gardiner lo mas sencillo, desavispado y menso que pueda haber, un tonto de arriba abajo, que es justo lo que sorprende, un tipo asì que apenas hablaba, que cuando hablaba era de sus tonterias sobre su jardin y sus arboles. Ni leìa, ni escribìa, ni sentìa nada. No tenìa vida intelectual, ni vida interior, ni vida sexual, en este sentido era completamente apàtico e incoloro, un tipo asi deciamos fuera capaz de poner al mundo de pies a cabeza!
Toda su vida era tener los ojos fijos en la pantalla de la televisiòn. Televisiòn mañana, tarde , noche y madrugada. La vida real era para el tambièn televisiòn, saludaba, comìa, respondìa, si lo hacia, segùn recordaba haberlo visto hacer por los programas de TV. y si algo por mìnimo que fuera se salìa de esos paràmetros, ya estaba completamente perdido y no sabìa que hacer. Su ùnica realidad, ante la cual palpitaba y vibraba tenso, como una cuerda pulsada por los colores, luces y sonido de la pantalla chica.
Con el paso de los siglos y el progreso los hombres han enmarañado espantosamente todo, al punto que son incapaces de darse cuenta de las cosas mas evidentes que tienen frente a las narices.
Cuando todo parece de un momento a otro desplomarse, una histeria colectiva embota y paraliza los sentidos, paraliza la inteligencia, oscurece la razòn...y entonces lo que sea, Chance por ejemplo de la noche a la mañana es àrbitro y señor del mundo y las finanzas en la cabeza de los otros, porque lo que es èl està con su aparatillo de control remoto de la televisiòn cambiando canales a diestra y siniestra lo mas quitado de bulla.

Jerzy Kosinski nos da en su novela la gran lecciòn. Y no insinùa nada, absolutamente nada que es lo màs lindo. No te sermonea ni hace consideraciones, te deja para que reflexiones tù, contigo mismo, Que bien!

13 comentarios:

  1. Sipan7/9/07

    No leí la novela, solo vi la película y me pareció muy interesante. La actuación de Sellers es impecable.
    Chance vive fuera de la realidad, y es el mundo que ve "lo que quiere ver" en él. Me pareció muy divertido.

    ResponderEliminar
  2. Amigo, ojalà pudieras leer el libro, el mejor que la pelìcula....te lo digo por la leì y tambièn vì la pelìcula y esta tiene muchas cosas que no resalta de la verdadera personalidad de Chance...
    Un saludo....K

    ResponderEliminar
  3. cien por ciento mejor el libro que la pelicula... me lo he leido muchas veces y ahora que me encuentro de vacaciones accedí a bajar la pelicula, no me desilucioné pero quede un poco en ascuas....

    ResponderEliminar
  4. Anónimo30/7/09

    bn io tengu ke ller el libro pero me da flojera i kiero un resumen tampoco llei ete pero me conformo facilmente

    xD

    ResponderEliminar
  5. Anónimo14/11/09

    y el análisis comunicativo de la película???

    ResponderEliminar
  6. Anónimo13/6/11

    Muy interesante tu artículo, ahora tengo una duda, qué crees que significa esta frase en el libro: "La jardinería es como un baston blanco de un ciego". La verdad no entiendo la metáfora, ¿Qué opinas?

    ResponderEliminar
  7. Anónimo18/5/12

    Significa que para chance, su jardín era su guía en el mundo, ya que toda situación que se le presentaba, el trataba de llevarla a su jardín, ya que era el único área que dominaba perfectamente,

    ResponderEliminar
  8. Anónimo13/9/12

    ARGENIS CALDERA
    ESTE comentario se hace a partir de la última escena de la película desde el jardín, cuando Chance camina sobre el agua:
    Desde el Jardín, al igual que Forrest Gump y Belleza Americana, son un canto
    a la estupidez. En efecto, en la era del conocimiento racional, el capitalismo
    para poder sobrevivir, recurrió a la alternativa más efectiva para ello, hizo
    de los seres humanos unos estúpidos elevados a la potencia 100.000. ¿Qué nos
    dice la escena final de la película Desde el Jardín con los diálogos anteriores próximos a la
    misma?. Respuesta: no ven que el personaje está caminando sobre el agua,
    introduce el paraguas al agua para que usted lector note que está caminando
    sobre el agua. La estupidez hecha divinidad, como Jesucristo. Es que Chance es
    estúpido, y en la escena lo que hace es divinizar la estupidez. Sátira. La
    estupidez es lo divino, lo más excelso en la era del capitalismo. ¿Le parece
    contradictoria esta última frase?. Bueno, no lo es. Forrest Gump era un
    estúpido. Y Forrest Gump en la película fue estudiante universitario,
    deportista profesional, graduado profesional, fue militar, político,
    empresario. Es decir, que la estupidez vive y es excelsa en todo ámbito del
    mundo capitalista. En Forrest Gump, al principio el director de la película se
    lo dice en la escena, y usted ni se dio cuenta. Su mamá le dice a Forrest Gump
    que él no es diferente a los demás, cortan la escena, y aparece el director de
    la escuela diciéndole a la mamá de Forrest Gump, señora, su hijo es un
    retrazado mental (estúpido), es decir, así son todos los seres humanos, entupidos.
    Vean Forrest Gump al principio y verán que es cierto la escena que describí.

    Cita de Albert Einstein : Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana, y no estoy tan seguro de la
    primera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. increible, me ayudaste mucho con la ultima escena de la pelicula, me costo muchisimos relacionar la camina de chance sobre el agua, ahora puedo comprender mucho mejor la totalidad de la pelicual, muchas gracias !

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo20/4/13

    Muy buena la explicación de Anónimus 13/09/12 !! pero si la "estupidéz" pacífica, simple, bondadosa fuera la verdadera sabiduría Divina? yo pienso que Mr. Chance caminó sobre el agua por su inocencia y por su fe, estaba más alla de esta realidad

    ResponderEliminar
  11. Anónimo19/5/13

    una pregunta!
    Como se ve la relación medios / noticias/ espectaculos ?

    ResponderEliminar
  12. Anónimo28/5/13

    pregunto exactamente lo mismo :(

    ResponderEliminar