13 marzo, 2007

ZARATUSTRA....


Cierta vez, pocas semanas antes de caer en Turín en el colapso que lo paralizò y enloqueciò; por el resto de su vida, once años, este Federico Nietzsche, autor de Zaratustra escribe:---

“Un dia mi nombre irà unido a algo formidable; el recuerdo de una crisis como jamàs ha habido en la tierra…Yo no soy un hombre, soy dinamita…me rebelo como nadie jamàs se ha rebelado…yo soy tambièn necesariamente el hombre de la fatalidad….Puès cuando la verdad entre en lucha con la mentira milenaria, habrà conmociones como jàmas las hubo, convulsión de temblores de tierra, desplazamientos de montañas y valles, como jamàs se han soñado…El concepto de la polìtica se diluirà en una lucha de espìritus…Todas las formas de poder de la vieja sociedad habràn saltado por los aires, porque todas estaban basadas en la mentira…Habrà guerras como jamàs las hubo sobre la tierra”….


Cuando escribiò esto, cargado de premoniciones fatalistas y horribles, Nietzsche acababa de escribir su Ecce Homo a manera de una autobiobrafia, donde dice cosas verdaderamente espantosas. Ecce Homo fuè la ùltima. Mucho antes habìa escrito su Zaratustra, el testamento de su odio enfermizo a todo lo que sea piedad y conmiseraciòn. Indiscutiblemente Federico Nietzsche, junto con Schopenhauer, Marx-Engels, Feuerbach, el compositor estremescente de los Nibelungos, de R. Wagner, porque tuvieron su mùsica de fondo, y buena mùsica, constituyeron, junto con algùn otro que quede por ahì, el equipo ideològico que, con màs fuerza ha influido en las generaciones del pasado siglo XX... Han influido de manera màs negativa que positiva. Sus huellas ya no se borraràn, ni paliarán, el testimonio de ellas no han sido sòlo escritos sino que están filmados para toda la posteridad. En Nietzsche pueden observarse tres periodos en la evoluciòn de su pensamiento filosòfico, hasta que la propia fatalidad que tanto le gustaba vaticinar se batiò sobre su vaticinador...
Al principio, muy jovèn èl, nos habla de un nuevo ideal para cultura, el hombre estètico y heroìco. El hombre subyugado por la màxima expresiòn de la belleza, a la par que de la heroicidad forma èsta suprema en la perfecciòn. El hombre estètico y heroìco encontrarà su camino en los antiguos autores clàsicos de Grecia, Sòcrates-Platòn, Heràclito, Esquilo; la tragedia griega sintetiza lo heròico y lo bello en una sola expresiòn. En este primer perìodo cae bajo el influjo de Schopenhauer, y la mùsica aparatosa y perdidamente bonita de Wagner...

La segunda etapa hace nacer al crìtico devastador...Crìtico Furioso...Teorètico ilustracionista...Pareciera como si estuviera en medio de los años màs calientes de la ilustraciòn francesa. De tanto criticarla se contagio... Su tercera època es la de todo èl. El...el radical....El, el antihumanista...El, el lleno de odio al crucificado...El, el de el envenenado racismo...El...el de la voluntad de dominio y poder....El, el enaltecedor de los triunfadores...el aniquilador de los oprimidos...de los vencidos...de los fracasados. De este su tercer y ùltimo perìodo creativo data su Zaratustra.

La escribe en dos años. Escribe en un alemán impecable que con todo y la traducciòn respira belleza, musicalidad y...odio. Los amantes de la filosofìa, la literatura y las ideologìas se han preguntado el por què de ese odio. Nietzsche fuè un enfermo toda la vida. Su súper hombre, su voluntad de dominio, su transmutación de valores es la mejor muestra de su psicopatologìa....Rumiando rabias, envidias y resentimientos nos brinda su plato. La paràlisis y la locura final que lo postraron le dan dimensiones universales, el advenimiento al poder en Alemania en 1933 del partido Nacional Socialista, terminan por consagrarlo. En su Zaratustra, y en su Anti-Cristo sòlo hay una luz firme y refulgente: la sinceridad....El fuè sincero...Medio loco y despuès loco entero...Amargado...Frustrado...Comido de envidia y resentimientos...fuè sincero...Odiaba y lo dijo...Despreciaba y deseaba la destrucciòn de las razas "inferiores"y lo dijo paladinamente. Exaltò la envidia de vivir, coronò de lauros el apetito y la ambición desmedida de mando, rindiò, a la franca, pleitesía a la eterna destrucción sin el menor sonrojo… Otros son peores. Ocultan esos mismos sentimientos tràs la careta de la mansedumbre y la bondad. El fuè de ideas despiadadas, pero, autèntico, lo decìa y lo escribiò no sòlo en Zaratustra sino en todos sus demàs libros:- “la moral mata la vida”…..

4 comentarios:

  1. No creo que de todos los que mencionas hayan cambiado el mundo para mal.


    Nietzsche, realmente aportó más al mal que al bien.

    Saludos muy buena entrega.

    ResponderEliminar
  2. Jose Segura17/7/07

    El entendimiento de su filosofia, puede llevar a la auto destruccion moral y religiosa...
    Y con ello, entrar al mejor de los mundos, entendiendo asi nuestra propia vida y sin temor a ella misma.

    ResponderEliminar
  3. "Nietzsche, realmente aportó más al mal que al bien."

    Primero no entiendo bien que quieres decir por mal o bien, en todo caso te recomiendo que leas "mas halla del bien y del mal_" de .... Nietzsche....

    ResponderEliminar
  4. Martin30/4/09

    algo (muy) atrasado pero igual...
    cabe destacar que probablemente Nietzsche y sus "malvadas", "locas", ideas te causen desagrado y lo entiendo. pero Nietzche, primero, dudo haya sido racista, honestamente, o con ansias de poder y control, tal vez de fama o reconocimiento, ya que el fue, en un periodo de su vida, opacado totalmente po un auge comunista, y por consiguiente, el aumento en la venta de los libros de Marx y cia.
    este gran personaje es un libertador, que no busca migajas o ser aprovado por los demas, esto es lo el combate....

    ResponderEliminar