13 noviembre, 2006

ARROZ....

Gramìnea....dolor de cabeza...respuesta eficaz a los lastimeros ayes del estòmago del dominicano. Su semilla es blanca...harinosa...suave. Aunque sea solamente hervida es sencillamente deliciosa, en nuestras casas se prepara de muchas maneras, sabrosas todas, con vegetales....con carne de cerdo...como moro...con camarones e interminables formas màs.
Aunque a veces por lo caro sabe amargo, se hacen dulces sabrosìmos con el, cuando se le pone leche o se bate con piña....Trae buena suerte a los matrimonios, por eso al salir de la iglesia la pareja es rociada con puñados de arroz, en opiniòn de Juan Pueblo.
Se cultiva en terrenos pantanosos, como esos seres privilegiados que se crian en los arroyos y en los contenes y cunetas, sin embargo, como seres de excepciòn que resultan airosos, talentosos, nobles y triunfantes.
Creemos que fuera del pan y la papa, los dos alimentos sòlidos mas univerzalizados, el arroz ocupa un lugar preeminente en la alimentaciòn cotidiana de millones de seres.
No sòlo alimenta, sino que tambièn sirve de cosmètico, se hacer perfume con èl y medicina para los males intestinales.
Y no conforme con ello provoca crisis terribles en las magras economìas de los pueblos pobres, subdesarrollados y dependientes como el nuestro.
No hay nada màs bello que en medio de la mesa de nuestras casas, a la hora de almolzar encontrarse con un humeante platon rebosado hasta los bordes de arroz...brilloso...tierno y blando al que rociamos con generosas cucharadas de habichuelas...carne guisada...trozos de plàtanos y ensalada....bendita bandera ¡Què la vida nos tiene deparada...pero el hombre que hace las cosas al revès impide casi siempre que alcance....



No hay comentarios:

Publicar un comentario