19 febrero, 2007

LA HOMOXESUALIDAD Y LA LITERATURA......

Oscar Wilde
Marcel Proust
Paul Marie Verlaine

Andrè Gide
"...El amor entre hombre y hombre es imposible porque no puede haber relaciones sexuales; y la amistad entre hombre y mujer es imposible porque puede haber relaciones sexuales"....("James Joyce": Un caso lamentable)




Casi todas las èpocas y culturas han conocido la homosexualidad. De acuerdo a los criterios y valores imperantes han sido los juicios emitidos sobre esa conducta. Y estos juicios se han expresado, en parte, a travès de la literatura, arte que ha jugado, y juega, un papel trascendental en la comunicaciòn humana.


En su "Banqueta", sienta Platòn los orìgenes mitològicos y las bases biològicas de la homosexualidad, justificàndola ampliamente en boca de Aristòfanes. Ya en la "Repùblica", habìa considerado como dato de barbarie la concepciòn de que el ver hombres desnudos era algo "feo y ridiculo".

La literatura, en todos sus gèneros, se ha ocupado del tema, desde las formas jocosas y banales hasta las tràgicas y dramàticas e incluso con los mismos matices que retrata al amor heterosexual. Ahì està el sublimo amor de Aquiles por Patrocio que llena las pàginas de la Ilìada.

Boccacio, en su "Decameròn", toca el tema con gracia, sarcasmo y mordaz ironìa. Asì, en el "Cornudo Consolado", divierte a costa del matrimonio entre un homosexual, no atraìdo para nada por el sexo opuesto, y una hermosa y voluptuosa mujer de insaciable naturaleza.


La sublimaciòn de la homosexualidad y el trato velado de la misma, serà forma frecuente en los escritores de principios de siglo XX como Andrè Gide en "Isabel" y "Los Monederos falsos".

Hermann Hesse en "Demian" y Bajo la rueda", Marcel Prouts a todo lo largo de "En busca del tiempo perdido". Pero en ocasiones se volcarà en una defensa abierta, como es el caso de "Corydon", la vigorosa justificaciòn que sobre su conducta hace Andrè Gide. En este libro el autor se esfuerza por defender la homosexualidad.


La homosexualidad, en escritores tenidos como tales, ha influìdo de diversa manera en la obra literaria. El ejemplo quizàs màs conocido es el de Oscar Wilde. Reconocido publicamente como homosexual, y juzgado ante los tribunales por "indecencia grosera", purgò una condena de dos años de prisiòn.

Es lògico pensar que hubo motivos màs poderosos para esta determinaciòn pero no los consideraremos en este momento. Esa conducta, que fue tràgica para su vida, èl mismo la considerò igualmente nefasta para su obra. Y en su "De profundis", con frases llenas de amargura, le impreca una y otra vez a Sir Douglas:..."Mi vida, mietras has estado junto a mi, ha sido totalmente estèril e improductiva. Estando tù lejos, todo se ordenaba en mi perfectamente".

Por el contrario, las tendencias e inclinaciones de Andrè Gide y Marcel Proust, no la podemos considerar ni determinantes ni invalidantes para su producciòn literaria, y quizàs en el caso de èste ùltimo, fue de mayor trascendencia la enfermedad que lo llevò a la muerte. Por fuera de los anteriores, se coloca el caso de Verlaine y Rimbaud. Dos genios irascibles, monstruosos, cuya estrecha intimidad culminò en una riña de cafetìn. Para el primero, esta fue su ùnica relaciòn homosexual en el campo de las letras; para el segundo, este rompimiento marcò lo propio con la literatura y lo lanzò al mundo de las expediciones y el colonialismo.


3 comentarios:

  1. Muy interesante tu post, ellos supieron escribir más allá de su predilección sexual, le dieron un tono universal a sus obras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Karina, no pude llegar a tiempo para este post, pero gracias a tí tuve la ocasión de explorar una nueva frontera en mi oficio. Allí queda, en Gloria Mundi, para otra ocasión en que pueda serte útil. Cariños.

    ResponderEliminar
  3. Gracias de nuevo amigo, sucede que primero vi su mensaje en mi correos y le contestè de inmediato, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de testimoniarle por este medio mi agradecimiento por sus atenciones...

    Cordial saludo...

    ResponderEliminar