14 junio, 2007

TEORIA DEL CONOCIMIENTO

Todos, cuando decimos todos nos referimos a las personas normales, conocemos, y aùn màs, conocemos nuestro propio conocer. Conocer nuestro propio conocer es estar conscientes de que nuestro conocimiento tiene un asidero seguro en la mente.
Esos conocimiento son tan variados y contrapuestos unos de otros que pareciera imposible que pudieran coexistir....

Y coexisten. Y lo lindo del caso es que esa coexistencia se dà simultànea en los tres niveles de nuestra conciencia, en el consciente, en el pre-consciente, y en sub-consciente.

A veces se entrecruzan y provocan neurosis pero ya eso es otro capìtulo.

Los conocimientos caen, o, dentro de la esfera imaginativa, o en el àmbito de la pràxis, experiencia cotidiana, o en el inmenso campo del aprendizaje, sea el que la vida brinda espontáneamente, o el acadèmico que se adquiere organizadamente.

Y el conocimiento es un misterio. Un misterio en sì mismo.... Un misterio en el modo en que se adquiere, aunque estén por medio los sentidos, estos nos viven traicionando...un misterio en la manera como se conservan, mi segurìsima codificaciòn, y su "olvido", asi en comillas, porque en realidad nada se olvida, y no es menos cierto que hay cosas que no podemos recordar y estan ahì. Pertenecen al bagaje de nuestros montones de conocimientos inùtiles. Nunca florecen.

Como el conocer personas y cosas es tan comùn, y a la vez un quehacer intelectual que se nos dà gratuito nos parece como que es una banalidad. Està probado, lo gratis no se aprecia, y si lo gratis es con relaciòn al montaje de nuestro cuerpo, tanto en los fìsico como en lo psìquico, menos. Asì somos.

Decìamos que el conocimiento es un misterio, y de los profundos. Asienta sus reales en dos ramas de la ciencia de las ciencias, la filosofìa.

Esas ramas son: La Lògica, La metafìsica, y la Psicología.


La Lògica se refiere a la mecànica del conocimiento que es pensamiento....La Metafìsica se refiere a la posibilidad real, aunque trascendente del conocimiento. Tal estudio del conocimiento en el òrden metafìsico se le llama Crìtica, y plantea algo deconcertante, si el conocimiento es posible, y, de ser pobible se adecua, si encaja real y certero con la realidad circundante. Esto es, si es verdad lo que conocemos o meras fantasìas sin conexiòn con la realidad, o, lo que serìa peor conectado solo a medias.

Probablemente no estamos desconectados de la realidad, no, pero si estamos conectados a medias. Y lo estamos porque en la apreciaciòn congnoscitiva entran en juego demasiado factores, siendo los afectivos de mayor incidencia.

JOHAN HESSEN, a inciativa de sus propios alumnos decide presentarnos una exposicion suscinta de sus càtedras en esta "TEORIA DEL CONOCIMIENTO"
No pretende propoponer soluciones, y es lo mejor que hace por lo difìcil del tema, sòlo expone en forma clara y razonada las cuestiones y las respuestas que han habido que intentan solucionarlas.

Hay tres cuestiones que en el problema del conocimiento tienden a cautivarnos: La fenomenologìa, la Intuiciòn, y la Verdad.

Sin el fenòmeno- la palabra fenòmeno significa "lo que aparece" sin los miles de fenòmenos que a diario nos bombardea la vida, por dentro y por fuera, no pudiera germinar conocimiento alguno, a parte de que el conocimiento en sì, ya es todo un fenòmeno.

El conocimiento intuitivo, se diferencia del discursivo.....El conocimiento intuitivo, a diferencia del que producen los fenòmenos, consiste en conocer viendo. En la intuiciòn no precede la sensaciòn. La intuiciòn es clara, suele ser recta y precisa. El conocimiento intuitivo està ìntimamente ligado a la estructura psìquica del hombre, que se manifiesta en tres principios que son uno solo: entendimiento, sentimiento y voluntad.

La intuiciòn es reacional, sentimental y volitiva y se va en una mìnima de segundo, de un fuetazo en el espìritu humano.

La fenomenologìa y la intuiciòn serìan en todo caso origenes del conocimiento, y a su vez el conocimiento pretende fundamentarse en la verdad.

La verdad està ìntimamente ligada al concepto y esencia del conocimiento. Pero, existe la verdad? ...Y en caso de que supuestamente exista la posibilidad de la verdad ¿Puede el conocimiento que tengamos asirla?......

1 comentario:

  1. Interesante post (o como se llame eso) Karina. Yo me apunto, una vez más, a las palabras de Schopenhauer, que en su libro El Mundo como Voluntad y Representación vino a decir lo siguiente: El escepticismo es como un fortín en el que no se puede entrar y del que no se puede salir. Por ello, lo mejor es seguir nuestro camino y dejarlo atrás”. Y sí, no me cabe duda de que existen verdades, que sólo son el necesario prólogo a la Verdad. Un saludo amiga...

    ResponderEliminar