02 julio, 2007

LIBERTAD....


Desde épocas prediluvianas el hombre ha estado luchando afanàndose, ideologizando, peleando, discutiendo y todo lo inimaginablemente posible por ser libre: por abrazarse corazòn abierto al horizonte infinito de la libertad, inútilmente. En vano.

No sòlo pueden atar al hombre las cadenas de una satrapìa sanguinaria e implacable como piensan casi.
Esas carencias de libertades polìticas son las menos, y ademàs son superables. Tambièn son superables las carencias econòmicas, por angustiosas y mortificantes que estas pueden ser.

Incluso puede el hombre superarse a si propio, venciendo viejos y esclavizantes hàbitos disolutos que lo sojuzgan. Formas de comportarse y ser, insociales, antipàticas a los demàs.

Puede liberarse de las repugnancias. Liberarse de las antipatìas, de los rencores, de los odios y hasta de los amores imposibles.

El hombre es capaz de liberarse por igual de los prejuicios que lo anquilosan. De la ignorancia que lo hace ciego y sordo. De los temores que lo aterroriza, de mil cosas que fuera o de dentro lo aten y mermen de su libertad, menos de una cuantas que, lo haràn siempre esclavo. Esclavo de la vida. Esclavos del cosmo. Miserablemente esclavo de la existencia.

El hombre no podrà jamàs ser libre de las cadenas que lo atan a la vida. Jamàs podrà dejar de sentir la necesidad de comer para saciar su hambre. De dormir para descansar. De “dar del cuerpo” como llama nuestro campesino a la defecación. De sentir la necesidad de ayuntarse a un/una compañera/ro para la procreación. De descansar si està fatigado. De ser correcto socialmente. De sanarse si enferma. De llorar si lo doblega la pena, o reír si es feliz. De asustarse. De envidiar.

No podremos ser nunca libres, libres en el sentido absoluto, total y metafísico del tèrmino. Estamos inmersos en el cosmos. La libertad es una utopìa. Un fuego fatuo. Un invento de nuestra incorregible vanidad.

11 comentarios:

  1. Amiga Karina:
    Excelente análisis de la libertad. Creí durante mucho tiempo en esa quimera, hasta que un libro de Schopenhauer, Sobre la libertad de la Voluntad (creo que era el título) me arrancó el velo de Maya. Todo acto, por nimio que sea, esta predeterminado por la Necesidad (en la Mitología Clásica, la Necesidad (Ananke) era la madre de las Moiras, que eran las que imponían por decreto el destino humano o Hado). Los griegos ya eran conscientes de la preeminencia de la Necesidad sobre la Libertad. Y es que nunca hay una decisión en que las dos opciones nos sean igualmente indiferentes o neutras, aunque así lo creamos. Siempre habrá alguna que, de manera inconsciente, incline la balanza de la elección, a pesar de que no lo percibamos y nos engañemos pensando que estamos haciendo uso de nuestra libertad y que podríamos haber optado por la otra posibilidad. Con las decisiones importantes, ello ocurre aún en mayor grado. Según explica el filósofo polaco (recordemos que Schopenhauer no nació en Alemania), la libertad física es la ausencia de obstáculos de cualquier naturaleza. Por ello, la libertad psicológica sería, en justa correspondencia, la ausencia de toda esa serie obstáculos que sedimentan nuestra conciencia. Pero hemos nacido en un determinado contexto, hemos aprendido una serie de normas, tenemos una determinada herencia genética, etc, etc... Por ello, la libertad psicológica, que es donde reside la verdadera libertad, es poco más que un ensueño, un humano (y quizá necesario) delirio. Quizá, los mejores exponentes de la libertad sean los monjes védicos, hinduistas o budistas, que han conseguido trascender, en cierta manera, sus meras coyunturas personales para unirse armónicamente con el Todo, huyendo de los particularismos y ataduras que nos encadenan, huyendo de la Rueda del Dharma o Rueda de la Ley. En fin, el asunto daría para una tesis o para toda una tarde al calor de un buen café. Me quedo con una frase: “Sólo el hombre puede carecer de libertad, pues sólo él sueña”. Un saludo amiga...

    ResponderEliminar
  2. Amigo, siempre aprendo con tus comentarios, que instructivos y razonables...me has puesto a buscar cosas que desconocìa, ya lo digo y espero no fallar esta vez, estoy en presencia virtual con un gran intelectual Español...y espero me des una pista, para empezar mis pesquisas...
    Un saludo, desde Dominicana, la tierra del merengue....

    ResponderEliminar
  3. Amiga Karina:
    Si me lo permites, voy a empezar yo con las pesquisas, aunque no soy nada bueno en el ámbito de la taumaturgia. Sólo un par de apuntes: Tengo la impresión o el pálpito de que estás relacionada con alguna ONG o asociación solidaria relacionada con el desarrollo de la cultura o la mejora del medioambiente en República Dominicana. Además, creo que tienes cierta relación con el periodismo escrito. ¿Me equivoco?

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. pasa la pàgina...la siguiente pregunta....:-)

    ResponderEliminar
  6. El concepto de libertad es muy complejo, tan complejo como la imaginación nos lo permita. Lo que limita al ser humano es su imposibilidad de ser absoluto. No es Dios pero desea serlo, estar en todo y serlo todo, pero como bien citó el autor del comentario de líneas arriba, si soñamos no seremos libres como el concepto imaginado de libertad. Lo que sí poseemos es la "verdadera" libertad, es decir, escoger donde defecar, escoger nuestra religión, escoger a quién odiar o tenerle rencor, escoger a quiénes serán nuestros representantes, etc. Más que libertad en el sentido total del término, es la libertad de elegir lo que anhelamos. Eso es lo que podemos tener en forma absoluta y por lo que hay que batallar.

    ResponderEliminar
  7. Asì es Julian, ya lo dice Antonio Santa Marina...."Existe la libertad?, ¿nacemos sometidos?, ¿realmente, somos libres?, ¿somos tan libres como creemos?, ¿cuanto más me comprometo, voy perdiendo libertad?"...

    ResponderEliminar
  8. Karina, el exámen que nos dejas de la libertad me parece comprensible y hasta rico de leer. Pero desde un punto de vista muy personal considero que el hombre es absolutamente libre y que no está preparado para la libertad que le toca. -"La libertad que lo sobrepasa" - La libertad la poseemos, lo que no poseemos es conciencia de responsabilidad por las consecuencias. En fin, - "El Defecto Consumado" - En fin: el hombre.

    José Luis

    ResponderEliminar
  9. Hola JOsè Luis, en realidad tu punto de vista es muy lògico y de eso se trata, la vemos desde diferentes perspectivas, pero siempre se llega al mismo punto..mas o menos , aunque me acojo al ùltimo pàrrafo de mi post, sobre mis conclusiones sobre la misma.
    Un saludo cordial...K

    ResponderEliminar
  10. Ja ja, como son las cosas, hace unos días escribí sobre la libertad, por mucho no pensaba ser el único, pero no creí encontrar tan rápido y sencillamente a otra persona que lo hubiera hecho. Y ¡mira! Que cosas, la misma persona a la que he estado leyendo, de haber sabido :P

    Me parece interesante tu posición, pero ahora no tengo cabeza para opinar, da un vistazo por mi blog y lee un poco de la mía, tú crítica seria muy constructiva. ¡Hasta luego!

    ResponderEliminar
  11. Scryptum hace unos cuantos dìas visitè tu blog, que por cierto me dì cuenta que recièn lo habias creado...parece te contagiò el virus de los blogs, lo encontrè muy interesante, y sì para sorpresa mia vì que tenìas un post sobre la libertad, pensè que te habìas inspirado al leer el mio, pero veo que no, se tratò de una simple coincidencia...asì es la vida amigo, cuando se tienen los mismos gustos literarios y los mismos intereses no es raro que choquen de frente alguno que otro tema...

    Un saludo cordial...K

    ResponderEliminar